Conéctate con nosotros

Tecnología

¿Es posible rejuvenecer el cerebro?: Estudio liderado por científico chileno asegura que sí

Hallazgos proyectan sobre una futura generación de estrategias terapéuticas con el fin de mantener un envejecimiento saludable y no patológico.

La vejez es un proceso natural que afecta a todos los seres vivos del planeta. Sin embargo, este periodo de la vida en ocasiones trae consigo un déficit cognitivo asociado al envejecimiento. No obstante, según un estudio formulado por investigadores del Instituto de Neurociencia Biomédica (BNI, según sus siglas en ingles) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, se logró demostrar en modelos experimentales que ese proceso puede ser intervenido y revertido.

El hallazgo, publicado por la revista de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO Journal), dio cuenta que la maquinaria molecular involucrada en decaimiento de la función cerebral natural que se produce en la vejez puede ser intervenida de manera “positiva”. Así, de acuerdo con lo indicado por los investigadores el estudio contribuyó a verificar la efectividad de una terapia génica que buscaría corregir los factores que determinan el reloj biológico a nivel cerebral.

Los resultados son los primeros obtenidos en mamíferos que demuestran la relación entre el equilibrio de las proteínas y su impacto a nivel molecular durante el periodo de envejecimiento. Fueron alcanzados por medio del uso de ingeniería genética en animales. Además del uso de una terapia génica desarrollada en conjunto con la empresa GEnzume-Sanofi en Boston, Estados Unidos, la cual fue patentada y licencia a la empresa belga UCB por la vicerrectoría de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile.

De esta forma, el trabajo encabezado por el investigador postdoctoral nacional Felipe Cabral y realizado en el laboratorio de Control de Proteostasis y Biomedicina de BNI, conllevó la participación de un grupo de científicos de la entidad anteriormente señalada, entre ellos los doctores René Vidal y Gabriela Martínez. “Lo más importante de este estudio es que pudimos encontrar un blanco con el potencial de desarrollar un fármaco o droga para modificar el proceso de envejecimiento.

Esta molécula es extremadamente importante en este proceso, especialmente cuando uno piensa en déficit cognitivo”, señaló el investigador postdoctoral en BNI, especialista en biomedicina de la Universidad Federal de Río de Janeiro, en Brasil, Felipe Cabral, mediante un comunicado de prensa.

Las posibilidades frente al hallazgo Estos hallazgos, según indican desde BNI, se proyectan sobre una futura generación de estrategias terapéuticas con el fin de mantener un envejecimiento saludable, no patológico, y que contribuya a reducir la carga de enfermedades crónicas no transmisibles, asociadas al envejecimiento, en la población.

Por su parte, el investigador postdoctoral calificó a estos resultados como “revolucionarios”, dado que permitieron identificar una estrategia para rejuvenecer el cerebro con una tecnología patentada desde nuestro país. “El propósito de este estudio, y el por qué nos interesó realizarlo, es porque en biomedicina experimentamos un cambio de paradigma, en relación a que las futuras estrategias apuntarán a la prevención.

Esta investigación, que activó colaboraciones de alto nivel a escala internacional, nos ayudó a entender las posibles causas que llevan al decaimiento natural de la función cerebral en este proceso”, señaló Cabral.

Frente a esto, cabe destacar que estimaciones recientes dan cuenta de que dos tercios de la población nacional estarán dentro de la tercera edad para el año 2050, siendo el envejecimiento el principal factor de riesgo para la mayoría de las enfermedades crónicas, incluidas las neurodegenerativas.

Sin embargo, enfatizó Cabral, el problema actualmente pasa ya que las intervenciones médicas se realizan cuando las personas buscan atención y el desarrollo de las enfermedades, que comienzan 10 o 20 años a nivel molecular. “Por ejemplo, cuando la persona va al neurólogo por sospecha de Parkinson, ya murieron el 70% de las neuronas que producen la dopamina. Y eso ya es irreversible”, enfatizó.

Retrasar el envejecimiento

Los estudios previos realizados en la materia buscaron comprobar la relación que existe entre la capacidad de autolimpiarse de las células y el envejecimiento utilizando como objetos de estudio solo seres invertebrados, que representan modelos simples. Sin embargo, el BNI realizó sus trabajos en mamíferos lo que ayuda ayudar a acercar estos resultados a humanos. “Nuestro laboratorio lleva 20 años investigando factores que son reguladores maestros del equilibrio de las proteínas. Por eso, los experimentos que impulsamos buscaban responder una pregunta muy simple: ¿es la proteostasis neuronal, o el equilibrio de las proteínas de las neuronas, importante para el envejecimiento cerebral?”, señaló el científico Cabral.

A su vez, el investigador señaló que se analizaron todas las proteínas del hipocampo y su modificación durante el envejecimiento, con el fin de determinar si al ser manipuladas se mejora y se proteostasis se provoca algún tipo de cambio a nivel molecular.

De esta forma, solo al activar el factor maestro del equilibrio de las proteínas se logró revertir en un 70% los cambios moleculares al envejecimiento. “Este hallazgo fue muy sorprendente dado que modificamos globalmente la expresión génica, remedando el patrón molecular observado en células jóvenes. Muchas de las proteínas involucradas en esta corrección, de hecho, tenían que ver con enfermedades neurodegenerativas.

Es decir, logramos llegar a la génesis del problema, de este factor que es el envejecimiento cerebral que puede llegar a enfermedades. Esto antecedió los experimentos finales donde buscamos responder a la pregunta de si podíamos rejuvenecer el cerebro”, señaló el investigador.

De esta forma, para responder a esta pregunta final, los investigadores utilizaron la terapia génica desarrollada en los últimos años por BNI. “Es un artículo científico que responde una pregunta fundamental y que hasta ahora no había sido resuelta, cuyo impacto en el futuro podría estar en desarrollar mejores estrategias para mantener la expectativa de salud cerebral”, señaló el científico.

Finalmente, el investigador se refirió a los desafíos que englobar haber realizado estudios en esta materia. “Lo más desafiante de trabajar con envejecimiento es que son estudios extremadamente complejos, largos y muy costosos económicamente.

No podemos mirar los tejidos de las personas porque necesitaríamos 80 años para llegar ahí y evaluar. En el caso de ratones, tuvimos que esperar dos o tres años para evaluar las modificaciones de los genes involucrados. Tuvimos que esperar mucho para poder indagar las cosas que habíamos definido en el proyecto”, puntualizó Cabral.

Fuente: Emol.com 

Sigue Leyendo

El Conquistador Concepción © 2022 Todos los derechos reservados. | Sitio creado por Tu Streaming