Supervisor de Peumayen Ingeniería fue elegido por la CPC Biobío como Mejor Trabajador 2018

0

La empresa regional Peumayen IFM -dedicada a la ingeniería, fabricación y montaje de estructuras en acero– recibiócon satisfacción el premio otorgado por la Cámara de la Producción y del Comercio Biobío al Mejor Trabajador 2018. La distinción, que recayó en Manuel Veloso supervisor de estructuras, de 42 años fue entregada ayer durante la Asamblea Anual 2018 de este gremio, donde se realizó la Premiación al Mérito Empresarial, en centro de eventos SurActivo.

Ubicada en el Parque Industrial de Coronel, Peumayenes una empresa de prestigio, reconocida en las industrias regionales y nacionales por su calidad, plazos de entrega, experiencia y costos en sus servicios. Ha mantenido una infraestructura acorde a las necesidades, donde la capacitación continua de sus profesionales, está basada en la importancia de trabajar y mantener una política de calidad, privilegiando la experiencia en el desarrollo de los servicios.

Junto con realizar procesos de fabricación de alta calidad, el factor humano en esta empresa es clave;así lo reafirma su Gerente General, Lorena Pino Chandía.

“Para Peumayen es un orgullo que un trabajador nuestro haya sido elegido como Mejor Trabajador de la región. Esto nos da una gran satisfacción y nos refuerza que dar las oportunidades de crecimiento y reconocimiento a nuestro capital humano es algo que marca la diferencia. Desde todo punto de vistaes un hecho positivo para todos los que trabajamos aquí”, expresa.

Esta empresa cuenta con un equipo de profesionales especializados y una infraestructura de 5.000 m2 que ha permitido realizar un proceso de fabricación de alta calidad. Ofrece servicios en los mercados de construcción, minería, celulosa, refinería, industria e infraestructura pública.

Para Manuel Veloso ser postulado por su empresa fue un gran logro. “Si bien es cierto que al trabajo uno viene a buscar el sustento para el hogar, también está la parte personal. Para mí es importante ser reconocido por mis pares, no sólo en lo laboral sino en la calidad humanaEstoy agradecido de mis padres, que siempre me han apoyado para estudiar y de esta empresa por las oportunidades que me dieron. Quiero retomar mis estudios y sacar la Ingeniería Industrial. Mi sueño es llegar a ser independiente, quizás no en este rubro, quizás un negocio familiar como un restaurant para poder trabajar con mi hijo”, señaló.

El recorrido

Manuel Veloso Saavedra ingresó a la empresa en diciembre de 2012, en el cargo de ayudante de fabricación estructural. En 2014, la empresa lo envía a realizar un curso en la Universidad Federico Santa María y con ello logra subir a preparador de material, posteriormente a operador de máquina control numérico para corte de planchas; y desde el año 2017, a supervisor del área estructural.

Manuel es una persona motivadora, está siempre preocupado de sus compañeros, y dispuesto a buscar la mejor solución. Es un buen líder, como empresa valoramos su integridad, no sólo como trabajador sino también como persona. Él genera un clima de confianza en su equipo, es una persona que sabe escuchar, está abierto a los cambios, a la nueva tecnología, y a los nuevos estándares de seguridad”, recalca Lorena Pino.

La muerte de un compañero de trabajo, en una de las empresas donde trabajó antes de llegar a Peumayen,marcó fuertemente a Manuel y fue lo que lo motivó a trabajar decididamente en materias del área de prevención de riesgos; siendo miembro en representación de los trabajadores del Comité Paritario de Higiene y Seguridad y presidente del mismo, hasta el año 2017. 

Su mayor logro en este ámbito, ha sido contribuir a que esta empresa se mantuviera dos años sin accidentes laborales, logrando que obtuviera el premio “Distinción nacional al mérito en prevención año 2018 otorgado por IST”. Este año sus méritos nuevamente harán que Peumayen sea postulada a obtener el premio a la Excelencia en Prevención 2019, debido a que a la fecha, la compañía mantiene cero accidentes.

Liderazgo femenino

Peumayen IFM nace hace 20 años y está dirigida por las hermanas Lorena (ingeniero industrial e ingeniero informático) y Claudia (constructor civil) Pino Chandía, quienes gracias a la experiencia de su padre, Luis Pino, arribaron al negocio metalmecánico, rompiendo todos los esquemas y paradigmas en un área lideradahistóricamente por hombres.

En 1999, Luis Pino, dueño de una maestranza en San Vicente, Talcahuano, que se dedicaba a la mantención de barcos pesqueros, decide trasladarse a Puerto Montt. Ese momento fue clave para Lorena; decide renunciar a su trabajo de ingeniero informático y comenzar una nueva historia liderando esta empresa. Más tarde, con la llegada de Claudia, la empresa dio el giro hacia la fabricación y montaje de estructuras para el área industrial y de construcción, abandonando el servicio de mantención.

En un comienzo debieron lidiar con el machismo y los prejuicios existentes en este mundo tradicionalmente de hombres, ya que “no era bien visto que una mujer lidere una empresa metalmecánica”. 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...