#AhoraPuedo: La economía colaborativa. Un modelo donde la moneda es la confianza.

0

Si estás pensando en cómo puedes ahorrar recursos para conseguir lo que necesitas y a la vez generar acciones constructivas y eficientes para tu vida y la de todos los demás. La economía colaborativa puede ser una gran aliada en ese camino.

Este modelo nos invita a repensar cómo nos relacionamos en la sociedad actual, con los productos y servicios que adquirimos, y cómo podemos crear de manera conjunta soluciones que impacten positivamente en el ámbito económico, social, cultural y medio ambiental tan necesario hoy en día en nuestro planeta.

¿Qué es la Economía Colaborativa?

Es la pregunta que muchos se hacen, sin saber que ya son parte de ella. Ya que no es otra cosa, que esas mismas acciones que realizamos con nuestros amigos y familiares desde siempre, regalando, truequeando o compartiendo lo que tenemos para que otros les den una mejor utilidad, pero que gracias a la tecnología y la conexión masiva que permiten las redes sociales e internet, hoy se pueden expandir ya no solo a nuestros círculos cercanos, si no, a cualquier persona en cualquier parte del mundo.

Es un modelo que cada vez genera más adeptos por su gran cantidad de beneficios de cuádruple impacto (ya hablaremos de aquello…) y que su característica principal es la relación persona a persona para la creación de confianza. Así, no es casualidad que en la reconocida Revista Time y el Foro Económico Mundial hayan declarado este tipo de economía como una de las 10 ideas que cambiarán el mundo permitiendo el acceso a los bienes por sobre la propiedad y que cambia el paradigma de la competencia por un concepto más inclusivo, complementario y colaborativo para generar soluciones a los problemas, sociales y medio ambientales que el modelo actual de sociedad ha ido generando.

Esta imagen (Fuente: www.consumocolaborativo.com) nos muestra con claridad cuáles son las diferencias entre la economía colaborativa y el modelo actual:

Tipos de Economía Colaborativa.

Actualmente ya existen en casi todas los áreas, ideas que acompañan este modelo y su interacción es mucho más amplia de lo que parece. A través de este sistema de colaboración, también llamado «Sharing Economy», existen variados tipos de iniciativas que buscan satisfacer todas las necesidades, entre ellas podemos nombrar algunas como:

Consumo colaborativo:

En este tema las plataformas digitales (Facebook, Instagram, etc.) toman una especial importancia, pues ahí las personas se conectan y pueden contactarse para pedir, regalar o hacer trueques de productos o servicios, casi todos de forma gratuita. Un ejemplo en Chile es lo que hace www.tedoy.cl donde puedes pedir o regalar productos sin ninguna venta, préstamo, crédito ni trueque.

 Conocimiento compartido:

Son iniciativas que promueven la difusión del conocimiento sin barreras legales o administrativas. Esto facilita el aprendizaje de idiomas o habilidades con cursos gratis o aplicaciones, la lectura de libros gratuitos y a disposición de todos, entre otras posibilidades. Una de las formas más representativas del conocimiento compartido es www.wikipedia.org, plataforma que es alimentada con aportes de todas las personas.

 Transporte Colaborativo:

Esta área, que no solo aporta a ahorrar en transporte, sino también a cuidar nuestro medio ambiente, colaborar con otros, entre otros beneficios, la podemos dividir en dos subáreas:

– CarSharing: Servicio que permite arrendar autos o bicicletas por periodos de tiempo limitados, ya sean horas o minutos. En Chile, las principales empresas son www.awto.cl www.bikesantiago.cl,

– Carpooling: Es la práctica de compartir viajes en autos con otras personas que hacen rutas similares, permitiendo hacer un uso más eficiente del auto y compartir gastos del viaje. www.allrider.cles un ejemplo.

Finanzas colaborativas:

Microcréditos, préstamos, ahorros, donaciones y vías de financiamiento se incluyen en este subgrupo de la economía colaborativa. Los usuarios se ponen en contacto para satisfacer necesidades en cualquiera de estos aspectos. El mejor ejemplo lo vemos en el “crowdfunding”, modelo de financiamiento para aquellos que deseen aportar capital a ciertas iniciativas que se acerquen a sus intereses personales:

www.dobleimpacto.cl,  www.idea.me  owww.broota.cl, son empresas que funcionan bajo esta línea. Si tienes un proyecto que pueda impactar positivamente a otros, puedes buscar apoyo económico en estas web, donde otras personas pueden colaborar a que tu idea se concrete.

Si bien la economía colaborativa lleva muy poco tiempo expandiéndose a nivel mundial, la tecnología y la búsqueda de sistemas responsables por parte de las personas han permitido que ya muchos la conozcan y las elijan como parte de sus vidas.

En las siguientes notas, continuaremos conociendo más y más cada una de estas áreas, para dar a conocer las principales características que nos permiten beneficiarnos y consumir de manera responsable, sustentable, consciente y colaborativa.

La colaboración genera confianza, factor principal para la felicidad humana.

Phelippe Romero Muzz

Fundador de la red de consumo colaborativo desprendido www.tedoy.cl
Miembro colaborador de OuiShare Chile Socio Fundador de la Asociación de Consumidores Sustentables de Chile (AdC Circular). Colaborador de Fundación Instituto del Bienestar Fuentes: www.ouishare.net – www.consumocolaborativo.com www.adccircular.org

Conoce más de este tema en ahorapuedo.cl

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...