#AhoraPuedo: Algunos pasos hacia un consumo responsable

0

Nuestra cultura actual se encuentra definida en gran medida por el consumismo, somos consumidores de objetos y servicios, de status, de “me gusta”, buscamos lo nuevo, lo que nos hace “distintos”, “especiales”, perdiendo de vista que eso está más dentro de nosotros que afuera… Tendemos erradamente a creer que mientras más tenemos, más felices seremos. Lamentablemente, nuestro “ser” se pierde entre tanta cosa que acumulamos…

Son muchos los expertos de distintas disciplinas los que ponen sobre la mesa la necesidad de replantearnos seriamente nuestro modelo de consumo, debido principalmente a que se considera insostenible desde el punto de vista ambiental, económico y social.  Por otro lado, con tan solo algunas simples acciones personales y muy poco esfuerzo, cada uno de nosotros puede hacer mucho para contribuir a frenar el deterioro ambiental y la vulneración de derechos de muchas personas –entre ellas, menores de edad- que son invisibles dentro de condiciones de trabajo carentes de dignidad. Puede parecer muy idílico, pero lo cierto es que, aunque a veces parezca que la solución  no está en nuestra mano, sí tenemos la oportunidad de actuar, modificando  ciertas pautas de comportamiento y buscando un consumo más responsable que respete al planeta y sus habitantes.

¿Cómo volvernos consumidores responsables?

Un consumidor responsable es una persona que está informada y es consciente de sus hábitos de consumo. Además de conocer y exigir sus derechos como consumidor, busca la opción de consumo con el menor impacto negativo posible sobre el medio ambiente y con un efecto positivo en la sociedad. Si bien podemos pensar que para ello se requiere mucho tiempo o dedicación, esta manera responsable de consumir se traduce en muchos pequeños actos y decisiones diarias:

Frente a un impulso de compra detenernos y hacernos algunas preguntas, por ejemplo: ¿realmente lo necesito?, ¿no tengo nada parecido que pueda servirme?, ¿lo usaré bastante?, ¿una vez que deje de usarlo puedo regalarlo, reciclarlo o reutilizarlo de algún modo?, ¿fue fabricado por un productor local o cruzó larga distancia hasta acá (aumentando daño ambiental)? Elegir productores locales y emprendedores, puede fortalecer tu propia comunidad y generar redes.

Pide prestado y comparte. ¿Necesitas un taladro para una sola vez? ¿escaleras? ¿algún juego de mesa? Hay muchísimos objetos que podemos colaborativamente compartir en vez de comprar y acumular.

Reutilizar: En vez de elegir un producto desechable o que deberá ser reciclado, prefiere comprar envases o productos reutilizables.

Reduce tu consumo de agua: duchas más cortas, arregla goteras, usa agua de cocción de verduras para luego regar, haz lavazas para lavar tu loza en vez de dejar agua corriendo, lávate dientes con llave de agua cerrada, etc.)

Reduce tu consumo de electricidad: desconecta de los enchufes los aparatos que no utilices pues estos siguen gastando energía, apaga las luces que no utilizas y aprovecha al máximo la luz del día (ayuda a calentar tu casa y luego cierra cortinas para mantener el calor recolectado), prefiere secar tu pelo o la ropa sin secadora eléctrica, utilizar ampolletas de bajo consumo(las de tipo LED ayudan a ahorrar en consumo eléctrico y tienen una vida útil mayor que las incandescentes).

Compra y cocina alimentos de manera consciente para no desperdiciarlos. Evitemos comprar excesos de verduras o frutas que luego se podrirán, sé generoso con otros y comparte si ves que no utilizarás tu comida. Elige comprar a granel cuando puedas en vez de tantos condimentos, legumbres u otros alimentos en bolsa plástica.

Opciones para un consumo responsable hay muchas y cada una de ellas constituye un aporte personal al planeta. El comenzar por uno mismo ya es una gran diferencia, anímate!!!.

Conoce más en ahorapuedo.cl

Felipe Cortés Leddy

(Life coach, voluntario Fundación Instituto del Bienestar y Director Movimiento Felices: www.movimientofelices.org)

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...