Urbani Espacio B: Este invierno evita la humedad en tu hogar!

0

Invierno. Época de lluvias, frío, temperaturas cambiantes y enfermedades tan recurrentes como el resfrío. La mayoría de las veces culpamos de esto a agentes externos, pensamos que el contagio pudo haber ocurrido en la calle, en la micro, en el trabajo, en el colegio, etc. Sin embargo, hoy te demostraremos que el foco puede estar dentro de tu propia casa.

Pero no te preocupes…también te enseñaremos cómo evitarlo.

El foco infeccioso al que nos referimos no es más ni menos que la humedad y que al llegar a tu hogar y chocar con tus paredes y ventanas se convierte en condensación que comenzará a escurrir por tu casa y que sin darte ni cuenta, días más tarde será una gran mancha negra, los indeseables  hongos.

Los hongos son tremendamente perjudiciales para nuestra salud y no basta con limpiarlos, ya que si esta acción no se realiza adecuadamente puede ser fatal para una persona, por lo que lo mejor que podemos hacer es evitarlos.

Invierno y humedad en el hogar

La alta humedad ambiente, la cantidad e intensidad de las lluvias y el fuerte viento son algunas de las características del invierno, las cuales generan humedad de condensación y penetración de aguas lluvias a través de las fachadas en las viviendas.

En una casa la humedad se compone de dos partes: la primera base, que es característica del clima local, mientras que la segunda es de uso y son resultado de actividades propias de la ocupación, como ducharse, cocinar, limpiar, entre otras.

Riesgos en el hogar

Hay algunos factores, sobre todo externos que influyen en la humedad y que lamentablemente no podemos evitar, son los que anteriormente mencionábamos como “primera base”. Sin embargo, dentro de nuestro hogar también aumentamos los niveles de humedad realizando actividades que deberíamos evitar, como son:

-Exceso de riego de plantas interiores

-No secar ventanas periódicamente

-Mayor número de ocupantes en una habitación que el adecuado según su diseño

-Obstruir o cerrar dispositivos de ventilación mecánica

-Uso de espacios con fines distintos que el habitacional, por ejemplo, almacenes, gimnasios, entre otros.

-Planchar en espacios sin ventilar

-Secar ropa en el interior

-Cocinar con olla destapada

Reducir la condensación

Estas actividades que nos parecen tan cotidianas, son tremendamente perjudiciales para nuestra salud, sobre todo si tienes niños, adultos mayores o personas con enfermedades respiratorias en tu hogar. Por lo que lo mejor que puedes hacer, es evitarlas.

Pero no solo eso, no podemos olvidar la ventilación. Los sistemas de ventilación por extracción mecánica que de la cocina y del baño que poseemos en algunos de nuestros proyectos son muy eficaces para ventilar. De igual manera, si en tu casa no cuentas con esto, siempre será eficaz abrir las ventanas por unos minutos, sobre todo cuando estés haciendo aseo o cocinando, así evitamos que los bacterias queden en el ambiente y que se produzca la condensación.

¡Sigue estos simples consejos y evita la humedad y enfermedades en tu hogar!

 

Valentina Basualto, Inmobiliaria Urbani. 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...